Las ciudades de América Latina merecen un transporte digno, moderno, de calidad y sustentable: Hernández Kotasek

Mérida, Yucatán.- Aunque es indispensable la modernización del transporte público en América Latina, nunca se debe olvidar que debe estar enfocado en el usuario y, por lo tanto, brindarle un servicio digno, de calidad y sustentable, afirmó Rafael Hernández Kotasek, titular de la Agencia de Transporte de Yucatán, durante el Smart City Expo Latam Congress.

Hernández Kotasek enfatizó que no basta con tener unidades modernas de transporte; hay que “cambiar el hecho de decir ‘yo tengo pasajeros o gente que paga una tarifa’, a decir ‘tengo un usuario que es mi cliente, que quiero mantener y que quiero potencializar”.

Si no se tiene un proyecto de transporte público sostenible socialmente a futuro, advirtió, difícilmente va a prosperar. Por ello, explicó que algo indispensable es identificar cuál es la dinámica social y su realidad, ya que generalmente en las zonas conurbadas es donde se enfocan los esfuerzos, mientras que “aquellas regiones que están dispersas y se dejan crecer sin una estructura, se vuelven un gran problema”.

También lee: IA puede ayudar a construir smart cities sostenibles y adaptables: Renu Navale

“A mí me encantaría tener 900 unidades eléctricas, pero tal vez esa no es mi realidad como estado y no es lo que yo necesito en estos momentos. Tal vez lo que necesito es una mezcla entre unidades híbridas, unidades eléctricas y poco a poco ir transitando”, mencionó el titular de la Agencia de Transporte de Yucatán.

Asimismo, criticó que solamente se considere como objetivo del transporte público el mover de manera eficiente a las personas, ya que se debe dignificar al usuario.

“Esa es una definición muy parecida a la logística, en donde hay que mover de manera eficiente los carros, los libros… No es mover de manera eficiente, es mover de manera humana con sentido de calidad, que dignifique a la persona”, aseveró.

Como ejemplo, mencionó el sistema de transporte de Yucatán, el cual es amigable con el medio ambiente y ofrece una infraestructura complementaria, como un sistema de recaudo, unidades accesibles, herramientas digitales como una app móvil, pero sobre todo, capacitan a sus operadores para que sepan cómo tratar a una persona con discapacidad, “que sepan lo que implica que un ciclista vaya a un lado de él y cómo poder evitar un accidente; operadores que a través de un simulador puedan saber cómo conducir en situaciones climáticas adversas y que la primera vez no sea en campo con 60 personas arriba”.

No obstante, advirtió que existen grandes retos en el sistema de transporte público en América Latina, ya que prevalece una incertidumbre jurídica, un ecosistema financieramente débil, una accesibilidad limitada, la falta de infraestructura, una ausencia de capital humano especializado, además de que se politiza el tema, lo que impide un análisis y desarrollo a largo plazo.

“Si no vemos al transporte público como un elemento que se tiene que resolver con planeación a mediano y largo plazo, difícilmente vamos a llegar a dar resultados”, concluyó.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies