Chile adecúa su normativa en delitos informáticos al Convenio de Budapest

Chile tiene nueva ley de delitos informáticos. La discusión que inició a fines de 2018 se refleja en el documento publicado oficialmente en las ultimas horas, que cuenta con 21 artículos más algunos ítems transitorios que adecuan la normativa local al Convenio de Budapest. El texto reemplaza a la ley 19,223 y tiene implicancias para los operadores de servicios de telecomunicaciones.

Los artículos 1 a 9 tipifican como delitos y mencionan la pena a la que serán susceptibles quienes los cometan. Habla, entre otros aspectos, de ataque a la integridad de un sistema informático, acceso ilícito, ataque a la integridad de los datos, falsificación de datos y fraude informático; también señala como delito entregar u obtener dispositivos creados o adaptados para la perpetración de este tipo de hechos.

El artículo 10, por su parte, menciona como agravante cometer un delito abusando de una posición de confianza en la administración del sistema informático y/o de la vulnerabilidad, confianza o desconocimiento de niños, adolescentes o adultos mayores. Más tarde se especifican los procedimientos y luego hay disposiciones finales y transitorias, entre las que aparecen las autoridades que velarán por el cumplimiento de esta normativa.

Respecto de su impacto a operadores, la normativa finalmente autoriza al Ministerio Público a requerir en ocasión de una investigación penal a cualquier proveedor la conservación o protección de datos informáticos o información concretas incluidas en un sistema informático. Los datos se conservarán por 90 días, prorrogables por el mismo tiempo por única vez. Las empresas requeridas estarán obligadas a “prestar colaboración” y “guardar secreto del desarrollo de esta diligencia”.