Cambiemos el futuro a través de la innovación estratégica e incluyente

Gisselle Ruiz Lanza

Directora General de Intel para América Latina

Los datos más recientes muestran que aún hay mucho por hacer para la inclusión de mujeres en el mercado laboral de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por su sigla en inglés). 

Por ejemplo, en México, de acuerdo con un reporte publicado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), sólo 3 de cada 10 profesionistas dedicados al área STEM son mujeres. Además, se destaca que sólo 12 por ciento de egresados son empleadoras, lo que se traduce en una mujer por cada siete hombres con la capacidad de brindar oportunidades de empleo a otras personas. 

Como líderes empresariales es nuestra responsabilidad evaluar las acciones que estamos llevando a cabo no sólo para impulsar la inclusión en el campo, sino promover el uso de las herramientas que tenemos disponibles para ayudar a desarrollar el talento emergente de las mujeres interesadas en este sector; las carreras STEM son una pieza fundamental para continuar con la evolución de nuestros instrumentos de trabajo y debemos trabajar por ello. 

De acuerdo con el reporte Progress On The Sustainable Development Goals: The Gender Snapshot 2022, publicado por la ONU, la inclusión de mujeres a las organizaciones no sólo nos ayuda a reducir la brecha de género en las áreas tecnológicas, también abre la puerta a mayores innovaciones en el campo laboral de las TIC, apoyando al crecimiento de la economía regional y asegurando que los productos y servicios desarrollados en el futuro no carezcan de la perspectiva del 50 por ciento aproximado de la población en Latinoamérica, conformado por mujeres.

En respuesta a esto, en Intel estamos convencidos de que, mediante la tecnología y la inclusión, tenemos herramientas para contribuir al desarrollo de la sociedad.  

Por eso, actualmente contamos con diferentes acciones que forman parte de nuestra iniciativa RISE (2021-2022), que promueve el liderazgo de mujeres en roles de liderazgo en la industria de la tecnología. 

Por ejemplo, una de las metas principales de este proyecto es alcanzar 40 por ciento de mujeres en roles técnicos de la empresa para 2030. 

Hasta ahora, hemos logrado consolidar diferentes resultados, entre los cuales se encuentran el aumento de 20 por ciento de mujeres en estas posiciones y la inversión de 280 mil dólares en proveedores que se encuentran en la categoría de mujeres empresariales en México. 

Sumado a lo anterior, reconocemos la importancia de las alianzas, y en 2022 colaboramos en el patrocinio de más de 20 iniciativas pro-mujeres. 

En conjunto con Technovation Girls México, el concurso internacional más grande de emprendimiento para niñas de 8 a 18 años, estamos impulsando el desarrollo de las habilidades necesarias de niñas y mujeres jóvenes para mantener el interés en el área y resolver diferentes problemáticas de sus comunidades a través de la tecnología. 

Aún queda un camino largo por recorrer. Afortunadamente, no estamos solos ni solas en eso. Juntos, todos y todas podemos construir un futuro que mejore la vida de las personas no sólo a través de los avances tecnológicos, sino de los movimientos estratégicos a través de la inclusión. 

El futuro está abierto, es a través de nuestras acciones de hoy que contribuimos a determinarlo.  

Es hora de seguir levantando preguntas sobre los mejores caminos a seguir y analizar cómo podemos responder ante ellas no sólo con palabras, sino con acciones que transformen las empresas a través de un modelo de atracción de talento incluyente. 

¿Qué estamos haciendo como líderes o empresas para innovar a través de la inclusión? Abramos la conversación. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies