Cada nación debe buscar su soberanía en el derecho digital

El nuevo derecho digital y la regulación de tecnología y mercados digitales debe apuntar a tres grandes objetivos: la búsqueda de la soberanía, la equidad social y la competitividad, afirmó Ericson Scorsim, consultor brasileño en Derecho Regulatorio de las Comunicaciones.

Durante el 1er Congreso Iberoamericano de Derecho Digital, el especialista explicó que el acercamiento a este relativamente nuevo campo y también al derecho de la comunicación tiene que ser multidisciplinario, dadas sus implicaciones en múltiples sectores y actividades.

En Brasil, existe un proyecto de ley para regular las plataformas digitales. Los esfuerzos deben enfocarse en evitar las prácticas anticompetitivas e impulsar los mercados digitales, analizando los modelos regulatorios de otras partes del mundo como la Unión Europea o Estados Unidos.

Te puede interesar: Nuevos desafíos regulatorios: decisiones automatizadas, identidad digital y discriminación algorítmica

Aun así, los países pueden retomar y estudiar lo que hacen otras naciones pero enfocándose en su contexto y sus necesidades. Cada país debe buscar un concepto de derecho y una regulación comprometida con sus propios intereses y soberanía, puntualizó el experto.

Estados Unidos tiene un enorme peso sobre las economías de América Latina y otras partes del mundo. Por ejemplo, respecto a la tecnología 5G el gobierno de dicho país detenta un interés específico en los servicios y aplicaciones para los sectores de seguridad y defensa, con el objetivo de fortalecer su liderazgo mundial político, económico y también tecnológico.

Sin embargo, en ese afán Estados Unidos se ha envuelto en un conflicto geopolítico con China que abarca distintos frentes, y el desencuentro también afecta a la región latinoamericana. Ericson Scorsim señaló que, ante eso, la región debe mantener su soberanía.

También lee: Nuevos derechos se avecinan con las tecnologías digitales: Trejo Delarbre

Durante las conversaciones entre ambas potencias por temas tecnológicos, el experto consideró que Brasil, en lugar de dejarse llevar por la presión estadounidense, tomó la posición de moderador y buscó cuidar sus propios intereses y objetivos.

Las autoridades en la región, además, encaran otros desafíos en el mundo digital. El especialista comentó que es necesario desarrollar una política digital para contener abusos y actos antidemocráticos que se orquestan con ayuda de las herramientas digitales, así como actuar en contra de las amenazas cibernéticas y abordar el uso dañino de las redes sociales.