Brendan Carr se opone al plan de equidad de Internet de Joe Biden

El comisionado republicano criticó un proyecto de orden de la FCC, pues considera que le daría al gobierno de Joe Biden el poder de controlar todos los servicios de Internet e infraestructura en el país.

Con el liderazgo demócrata y el apoyo del presidente Joe Biden, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) votará la próxima semana sobre una propuesta de orden para adoptar nuevas reglas que faciliten el acceso equitativo al Internet de banda ancha en Estados Unidos.

Pero, como es usual, los republicanos no están de acuerdo. En especial, el comisionado republicano Brendan Carr emitió una dura crítica contra la iniciativa y afirmó que se trata de un intento de Joe Biden para corregir sus propias políticas de banda ancha que han fracasado.

El proyecto de la FCC plantea incluir nuevas reglas en la Sección 60506 de la Ley de Infraestructura, con el fin de acabar con aquellas prácticas y políticas que impiden el acceso equitativo a Internet, teniendo en cuenta las cuestiones de viabilidad técnica y económica que plantean serios desafíos para la conectividad.

La orden contempla que la FCC promueva la implementación de nuevas medidas entre los estados y localidades con el fin de garantizar la equidad en el acceso a la banda ancha y resolver las quejas de los consumidores acerca de los servicios.

Te puede interesar: FCC busca cuadruplicar la velocidad mínima de Internet de banda ancha fija

Al respecto, Brendan Carr criticó que la propuesta de la FCC tiene un espíritu muy intervencionista y le daría al Estado el poder de controlar todos los servicios de Internet e infraestructura en el país.

“Nunca antes, en los aproximadamente 40 años de historia de la Internet pública, la FCC (o cualquier agencia federal) reclamó este grado de control sobre Internet. De hecho, el plan del presidente Biden exige que la FCC aplique un conjunto de controles gubernamentales de gran alcance que la agencia no ha aplicado a cualquier tecnología en la era moderna, incluidos los transportistas comunes del Título II.

“La analogía más cercana serían las reglas duras que la FCC aplicó al monopolio telefónico Ma Bell durante el apogeo de la era del New Deal, un periodo en el que era difícil distinguir entre el gobierno y regulador y proveedor de telefonía”, señaló Carr.

El comisionado dijo que las reglas le darían al gobierno federal un mandato itinerante para gestionar casi todos los aspectos de cómo funciona Internet: desde cómo los proveedores asignan el capital y dónde construyen infraestructura hasta los servicios que los consumidores pueden comprar; desde las ganancias que los operadores pueden obtener y cómo comercializan y publicitan servicios; hasta los descuentos y promociones que pueden recibir los consumidores.

También lee: FCC retoma su lucha por devolver la neutralidad de la red en EE. UU.

Según el comisionado republicano, el gobierno de Joe Biden está tomando más poder de una forma en que ningún otro mandatario lo ha hecho y sin justificación. Por el contrario, Carr considera que las políticas de Internet universal de los demócratas no han funcionado y ahora se están llevando a cabo esfuerzos desesperados.

Brendan Carr comentó que los esfuerzos de la administración de Joe Biden han incrementado los costos de desplegar y mantener infraestructura de Internet y que se “ha bloqueado y retrasado innecesariamente la construcción de nuevas infraestructuras de banda ancha”.

Ahora, afirmó Carr, Joe Biden “está sacando todas las lecciones equivocadas de sus fallidas políticas de banda ancha. En lugar de enderezar el barco, la administración Biden se está virando hacia la izquierda. Ahora culpa al sector privado y al propio capitalismo de libre mercado por las deficiencias políticas de la administración”.

Por supuesto, la opinión de Brendan Carr es opuesta a la de los comisionados demócratas, incluida la presidenta de la FCC, Jessica Rosenworcel. Los demócratas sostienen que estas nuevas medidas permitirían una ejecución más eficiente del programa de Banda Ancha, Equidad, Acceso e Implementación, cuyos fondos ascienden a 42 mil 500 millones de dólares.