Brasil forma ingenieros de telecomunicaciones en seis meses

La dinámica del mundo digital exige aprendizaje de corta duración y centrado en la práctica para mantenerse al día con las constantes actualizaciones.

Las discusiones sobre las habilidades digitales en América Latina y el Caribe, durante el LAC ICT Talent Summit 2023, resaltaron la necesidad de un enfoque amplio y transversal para cerrar las brechas existentes. “La crisis en el sistema escolar es una resonancia de la sociedad”, observó Mónica Retamal, CEO de la Fundación Kodea, en Chile.

Para ella, la complejidad de la situación actual, marcada por cambios en las dinámicas de trabajo cada vez más autónomas, evidencian la urgencia de reformas integrales. “Hoy una persona puede estudiar seis meses en un bootcamp y tener un salario mejor que alguien que tiene una formación universitaria“. Y no sólo un salario mejor, sino también una preparación mejor.

Como ejemplo de esto, Carlos Nazareth Motta Marins, director del Inatel (Instituto Nacional de Telecomunicaciones), propone un cambio fundamental en la abordaje educativo, destacando la necesidad de asociaciones entre universidades y empresas.

Su experiencia exitosa en Brasil, con la “Fábrica de Talentos” en asociación con Huawei desde 2017, demuestra la eficacia de programas prácticos que preparan a los alumnos para el mercado laboral de manera más rápida y eficiente.

También lee: 80% de las empresas en América Latina enfrenta déficit de talento en tecnología

Coordinado por el Competence & Innovation Development Center (CIDC), centro inaugurado por el Inatel y Huawei Brasil, el curso prepara ingenieros en tres meses en el área de telecomunicaciones y luego, en otros tres meses, ya los incorpora al campo de trabajo para implementar redes de comunicación en todo el país.

“Lo que normalmente lleva dos años, ahora forma a un profesional diferente en menos tiempo, porque tiene la oportunidad de aprender el proceso de manera práctica y comenzar a ejercer la profesión con una experiencia similar a la de aquellos que llevan cinco años en el mercado. Y esto es algo que puede replicarse en todo el mundo”, evaluó.

Según Carlos Nazareth, entonces, el desafío no es de las empresas, mucho menos de la tecnología, estos son campos abiertos. El problema es la rigidez de las universidades y la enseñanza en sí. “Tenemos que cambiar”, enfatizó.

Destacado: Huawei y UIT otorgarán beca global en tecnología

Eugênio Severin, de la ONG Tu Clase, Tu País, de Chile, respaldó sus palabras. Severin destacó que hace 35 años el sector educativo discute cómo transformar la experiencia de aprendizaje, esperando que la tecnología transforme la educación, cuando esta es sólo una herramienta.

“Tenemos una larga historia de intentos y no podemos seguir repitiendo el mismo manual pensando que la tecnología nos va a transformar, tenemos que transformarnos internamente”, dijo.

Para ello, sugiere estimular la educación de todos los estudiantes con la implementación real de tecnologías y utilizarlas como herramientas para hacerlo posible, considerando las desigualdades de cada país. En este aspecto, Severin destaca que la unión de esfuerzos entre el sector público y privado para obtener inversiones de diversas fuentes es lo ideal, lo necesario.

“La crisis que estamos viviendo hoy no es simple, es un momento muy crítico, no hay forma de pasar por esta crisis si no es mediante la educación, tenemos que comprometernos con ella”, concluyó.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies