miércoles, febrero 8, 2023
HomeTRANSFORMACIÓN DIGITALChipsAtaque de Rusia a Ucrania detiene la mitad de la producción mundial...

Ataque de Rusia a Ucrania detiene la mitad de la producción mundial de neón para chips

A raíz de la invasión militar de Rusia a Ucrania iniciada el 24 de febrero, las empresas ucranianas Ingas y Cryoin, que producen la mitad del neón de grado semiconductor del mundo, detuvieron sus operaciones, lo que amenaza con aumentar los precios y agravar la escasez global de chips

Los dos principales proveedores de gas neón de Ucrania, que producen cerca de la mitad del suministro mundial de este componente clave para fabricar chips, detuvieron sus operaciones luego de que Rusia agudizara su ataque contra el país, lo que amenaza con aumentar los precios y agravar la escasez de semiconductores.

Entre el 45 y el 54 por ciento del neón de grado semiconductor del mundo, crítico para los láseres utilizados para fabricar chips, proviene de dos empresas ucranianas, Ingas y Cryoin, según cálculos de Reuters basados en las cifras de las empresas y la firma de investigación de mercado Techcet.

El consumo mundial de neón para la producción de chips alcanzó 540 toneladas métricas en 2021, según Techcet.

Reuters reveló que ambas empresas cerraron temporalmente sus operaciones, debido a que las tropas rusas intensificaron sus ataques a ciudades de Ucrania, en los que han asesinado a civiles y destruido infraestructura clave.

El paro amenaza la producción mundial de chips, que ya escaseaba después de que la pandemia de Covid-19 aumentara la demanda de teléfonos móviles, computadoras portátiles y automóviles, lo que obligó a algunas empresas a paralizar su producción. 

Si bien las estimaciones varían ampliamente sobre la cantidad de existencia de neón que los fabricantes de chips tienen disponibles, la producción podría verse afectada si el conflicto se prolonga, dijo Angelo Zino, analista de CFRA. 

“Si las reservas se agotan para abril y los fabricantes de chips no tienen pedidos asegurados en otras regiones del mundo, probablemente signifique más restricciones para la cadena de suministro y la incapacidad de fabricar el producto final para muchos clientes clave”, declaró.

Te puede interesar: Los gigantes de los videojuegos también abandonan Rusia

Antes de la invasión, Ingas producía de 15 mil a 20 mil metros cúbicos de neón por mes a clientes en Taiwán, Corea del Sur, China, Estados Unidos y Alemania, y alrededor del 75 por ciento se destinaba a la industria de chips, contó el Director Comercial de la compañía, Nikolay Avdzhy, a Reuters en una carta.

Ingas tiene su sede en Mariupol, una ciudad sitiada por las fuerzas rusas. “Los civiles están sufriendo”, prosiguió Avdzhy, quien detalló que el director de Marketing se había quedado sin acceso a Internet y a telefonía móvil.

Cryoin, por su parte, producía aproximadamente entre 10 mil y 15 mil metros cúbicos de neón al mes. La empresa, ubicada en Odessa, detuvo sus operaciones desde el 24 de febrero, cuando comenzó la invasión, para mantener seguros a sus empleados.

La Directora de Desarrollo Comercial, Larissa Bondarenko, advirtió que, a menos que cese la violencia, Cryoin no podrá cumplir con los pedidos de 13 mil metros cúbicos de neón en marzo.

Bondarenko aseguró que la compañía podría resistir al menos tres meses con la planta cerrada, pero advirtió que, si el equipo se dañara, sería un mayor lastre para las finanzas de la compañía y dificultaría el reinicio rápido de las operaciones.

La directora informó que los precios del neón, que ya estaban bajo presión tras la pandemia, habían subido hasta 500 por ciento desde diciembre. Mientras que en 2014 aumentaron 600 por ciento durante el periodo previo a la anexión de la península ucraniana de Crimea a Rusia.

Finalmente, Bondarenko advirtió que no estaba segura de que Cryoin pudiera acceder a materias primas adicionales para purificar el neón. 

El Ministerio de Economía de Taiwán, sede del mayor fabricante de chips por contrato del mundo, TSMC, dijo que las empresas taiwanesas ya han hecho preparativos avanzados y cuentan con “existencias de seguridad” de neón, por lo que no ven ningún problema en la cadena de suministro a corto plazo.

Recomendamos: Google y Apple reprueban en examen de reparación de sus dispositivos

Aunque la presidenta de Techcet, Lita Shon-Roy, adelantó que los fabricantes más pequeños sí podrían verse afectados: “Los fabricantes de chips más grandes, como Intel, Samsung y TSMC, tienen mayor poder adquisitivo y acceso a inventarios que pueden cubrirlos por periodos de tiempo más largos, dos meses o más.

“Sin embargo, muchas otras fábricas de chips no tienen este tipo de protección”, complementó. Y señaló que han comenzado a circular rumores de empresas que intentan acumular inventario, “lo que agravará el problema de la disponibilidad del suministro”, advirtió. 

Las empresas de otros lugares podrían iniciar la producción de neón, pero esta tardaría de nueve a 24 meses en aumentar, según Richard Barnett, director de Marketing de Supplyframe, una consultora que proporciona inteligencia de mercado a empresas de los sectores electrónicos mundiales. 

Pero Angelo Zino, de CFRA, señaló que las empresas podrían no estar dispuestas a invertir en este proceso si la escasez de suministro se considera temporal.

LEER DESPUÉS