Argentina | 5G, entre los desafíos prioritarios para el Enacom

El Ente Nacional de Telecomunicaciones (Enacom) publicó un listado de desafíos prioritarios hasta 2023, momento en el que Argentina elegirá autoridades. 5G aparece como clave en dos de los objetivos planteados. También figuran conceptos como cierre de la brecha digital, universalización de servicios con foco en sitios remotos y otras ideas habitualmente mencionadas por los reguladores de América Latina.

Como preámbulo, el Enacom asegura que “entiende la comunicación como un derecho humano básico y el acceso equitativo a las nuevas tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) como un elemento imprescindible en la construcción de ciudadanía”. Bajo esta premisa, define los siguientes lineamientos de gestión, aunque no en este orden:

1. Elaborar un plan nacional de espectro.

Este es uno de los dos pasos que se esperan del regulador en el corto plazo; el otro, la decisión sobre el destino de la banda de 6 GHz. La identificación de bandas compatibles fue un tímido primer paso hacia el cumplimiento de la promesa de 5G en Argentina y, desde los últimos días de 2021, se habla de la inminente publicación del plan nacional que guiará el camino local hacia la nueva tecnología. En este punto, el regulador hace énfasis en que debe estar “orientado a satisfacer la demanda creciente de datos móviles y promover el desarrollo de nuevas redes móviles de última generación.

? Infografía | La banda de 6 GHz para Wi-Fi 6 en el mundo ¿y 5G? (actualizada)

2. Declarar las bandas de frecuencias aptas para la implementación y despliegue de 5G. Durante 2022 y 2023 se prevé avanzar en el diseño de políticas públicas en materia de tecnologías de quinta generación.

Este ítem no debe tomarse como uno más por los años que se mencionan. Está claro que Argentina está por debajo de otros países de América Latina en el objetivo 5G, considerando que incluso limítrofes como Brasil y Chile ya otorgaron espectro compatible, pero la idea de avanzar con políticas en los próximos meses vuelve a instalar la duda sobre cuándo se tomarán riendas en el asunto. Telecom Argentina ya presentó la tecnología con algunos sitios desplegados en ciudades altamente concurridas primero y en la Costa Atlántica después.

3. Reducir la brecha digital con programas y proyectos que posibiliten el acceso equitativo, asequible y de calidad, con énfasis en zonas desatendidas.

Aquí se plantean objetivos habituales para la región y en los que Argentina ha trabajado especialmente utilizando Fondos de Servicio Universal y poniendo en marcha distintos proyectos, muchos de los cuales dieron sus primeros pasos durante la pandemia.

Primero llegar, un ítem para el que se apoya fuertemente en la red de fibra de Arsat, luego dar servicios y, más tarde, asegurar la calidad, es un ABC en el que América Latina trabaja hace tiempo, con mayor o menor éxito según el caso. No hay que olvidarse que Enacom también tiene por delante resolver las quejas por el DNU 690, por el que se declaró a las TIC servicios públicos y esenciales y sus consecuencias, específicamente la puesta en marcha de la Prestación Básica Universal (PBU) y el control de precios, que es motivo de constante crítica por parte de los proveedores locales.

Recomendamos: Radiografía del control de precios en Argentina ante el pedido del gobierno de “desjudicializar” el sector

4. Implementar herramientas para la optimización y agilización en la atención  y resolución de los usuarios y/o consumidores.

Compartido con la región también este desafío, que es ofrecer a los usuarios más formas de reclamo y que los operadores respondan más rápidamente sus quejas. La forma de apercibir a los prestadores por sus prácticas fuera de la ley es un tema largamente debatido en América Latina, donde por lo general las multas no han sido útiles para corregir por llegar tarde –los operadores, por lo general, retrasan los procesos con amparos– o resultan poco problema desde lo económico. Desde el punto de vista del usuario, la pandemia abrió nuevos canales de comunicación que prometen quedar vigentes.

5. Capacitación Obligatoria en Género para todas las personas que integran los tres Poderes del Estado.

La Ley Micaela establece capacitación obligatoria en temáticas de género para cualquier persona que trabaje en funciones públicas. Argentina ha desarrollado políticas en este tema y los distintos agentes con relevancia en el sector han promovido acciones a favor de la equidad de género en las TIC. Entre los programas presentados se encuentra el Centro G+T, impulsado por Innovación Pública con el ojo puesto en promover la inserción, la formación y capacitación de mujeres en el sector de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas”.

6. Avanzar en la regularización de los Servicios de Comunicación Audiovisual y propiciar el fomento de la pluralidad de voces.

Argentina ha trabajado en este punto a través de distintas iniciativas impulsadas principalmente por el regulador. Se busca también impulsar “todas aquellas medidas que propendan a impulsar el federalismo de las comunicaciones, el respeto por las diversidades, la inclusión, el desarrollo comunitario y la libertad de expresión”.

7. Control eficaz de las obligaciones de despliegue impuesta a los licenciatarios como en la calidad de servicio que deben proporcionar a los usuarios.

Este es casi un recordatorio de las funciones del Ente Nacional de Comunicaciones, que tiene entre ellas la de proteger a los usuarios reforzando las facultades de fiscalización y control y generando las modificaciones regulatorias necesarias. Habrá que ver si este punto es el puntapié para nuevas reglas en la materia, aunque no hubo novedades al respecto por parte de la autoridad.

8. Impulsar una mayor competencia a partir del otorgamiento de licencias para prestadores de Internet, propiciando la generación de nuevas fuentes de trabajo.

Sin sorpresas. Impulsar la competencia es una de las funciones del regulador. En la página oficial se agrega que se dará “a partir de publicaciones de estadísticas del mercado y la modificación de regulaciones, normas y gravámenes que ayuden a fomentar la competencia”. También debe promover las inversiones en infraestructura y fomentar la transparencia en la gestión.

9. Posicionar al Enacom como referente regional y ante organismos internacionales en materia de telecomunicaciones.

Más que lineamiento, esta es la visión del Enacom. Lo busca sobre la promesa de “lograr altos estándares de calidad de servicios a precios competitivos, generando espacios de inclusión digital y defensa de los usuarios, e impulsando una política pública e institucional para el correcto desarrollo de mercado”. Los resultados de este y los otros objetivos se conocerán definitivamente en 2023.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies