Amazonía desconectada sigue siendo la herida abierta del gobierno de Gustavo Petro en Colombia

El gobierno de Gustavo Petro se ha propuesto llevar Internet al 85 por ciento del país, pero en la Amazonía sólo existen 1,402 accesos a Internet fijo.

Llevar conectividad a la Amazonía colombiana ha sido una deuda histórica de los diferentes gobiernos que han pasado por el país y ahora sigue siendo la herida abierta del actual presidente Gustavo Petro.

El acceso a Internet fijo es casi inexistente en la Amazonía, que es uno de los departamentos menos densamente poblados ―con alrededor de 85 mil 056 habitantes― y también uno de los que tienen los niveles de pobreza más altos.

Sólo se registran un total de mil 402 accesos a Internet fijo en el departamento de Amazonas, de acuerdo con datos del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (MinTIC) al segundo trimestre del año.

De ese total, 102 son accesos a Internet fijo a través de la tecnología XDSL, 13 accesos por fibra óptica y mil 287 conexiones por medio de otro tipo de tecnologías. Esto la convierte en una de las zonas más desconectadas de Colombia.

6mtuIMPVVvyVZeId6w5P8g90K1C6ivPNzbsjkq2Z 57dwdYJIIpvGvU bULYT4n8UP9JoRaMnqIpETPGhr qybK9nnZpbUIeieHZzBsTGF8HhWmsjqYwtb2q94pMULyf 4Itv1FylodhQ3O MnEDqo8
Fuente: MinTIC

El gobierno de Gustavo Petro ya ha identificado que es una de las regiones más desafiantes en términos de conectividad, pues las condiciones geográficas de esta región selvática complejizan el despliegue de infraestructura.

Se estima que 100 localidades del departamento no tienen servicio de energía eléctrica y, hasta julio de 2022, 5 mil 878 viviendas no contaban con este servicio, según datos del Ministerio de Minas y Energía. El déficit de esta infraestructura básica es un reto adicional para conectar a la Amazonía.

También lee: La estrategia de Colombia para conectar al 85% de la población

Para el término de su administración hacia 2026, una de las grandes metas en materia digital que se ha trazado Gustavo Petro es que el 85 por ciento de la población tenga acceso a Internet, pero lograrlo requerirá de un mayor esfuerzo en esta región.

Algunas iniciativas públicas como el Proyecto Nacional de Conectividad de Alta Velocidad (PNCAV) y los proyectos de la Red Nacional de Fibra Óptica buscan facilitar una red de transporte que permita conectar a Amazonas, al igual que a otros departamentos desconectados.

Sin embargo, el Banco Mundial advierte que estos proyectos son insuficientes. En un estudio que la institución publicó en octubre de este año, detalla que el 30 por ciento de las localidades del departamento, donde se ubican el 76 por ciento de las viviendas, se encuentra a menos de 10 kilómetros de los nodos de conexión de la PNAC.

Lo anterior supondría una oportunidad para que la red de alta velocidad se extienda a estas localidades mediante un salto de microondas, pero el problema que persiste es la falta de energía eléctrica en el 40 por ciento de las comunidades, y que la capacidad de la red de PNCAV todavía es limitada y depende del espectro disponible.

El Banco Mundial detectó una serie de obstáculos que todavía impiden llevar conectividad a Amazonas. En el ámbito técnico, se encuentra la carencia de infraestructuras de soporte y la falta de vías terrestres; la falta de energía eléctrica ya mencionada; así como el elevado nivel de inversión que requeriría implementar backhaul.

A nivel económico, una de las mayores barreras es que la reducida población del departamento y su dispersión fuera de los municipios de Leticia y Puerto Nariño dificultan la generación de modelos de negocio rentables.

Destacado: Colombia y Brasil hablan sobre 5G y la conectividad del Amazonas durante reunión bilateral

Y en el aspecto regulatorio, el Banco Mundial señala que en el país no existe un régimen especial que diferencie las condiciones de prestación de los servicios de telecomunicaciones en las zonas apartadas de la geografía nacional. Es decir, los operadores comerciales no tienen incentivos para llegar a esta zona, donde además enfrentan restricciones administrativas de los municipios.

Pese a que el panorama para que el gobierno de Gustavo Petro logre conectar a la Amazonía colombiana es complejo, la organización internacional detalla que existen algunas alternativas tecnológicas.

Una de ellas que las cabeceras municipales y las principales localidades cuenten con puntos de conectividad al backbone IP nacional de alta velocidad de transmisión de datos. También será necesario contar con redes de dispersión que brinden capilaridad desde el punto de conectividad de alta velocidad hasta localidades rurales menores, así como redes de última milla.

Por otro lado, el Banco Mundial destaca que la red del PNCAV tendría que duplicar su capacidad actual. Asimismo, plantea el desarrollo de una red mayorista de fibra óptica pasiva y de cabeceras satelitales de alta capacidad, entre otras acciones.

El acceso a Internet móvil es más alto que el fijo en este departamento: 34 por ciento de los centros poblados de Amazonas tienen cobertura 4G. Aún así, el alcance se encuentra muy por debajo del promedio nacional.

Y para que la población pueda usar herramientas digitales educativas, de trabajo o comercio, que conlleven un uso más significativo de Internet, se requiere banda ancha fija y de alta capacidad.