Altán Redes quiere comercializar servicios directo a usuarios

Altán Redes, el desarrollador de la Red Compartida en México, sugirió que le quiten el impedimento para que pueda comercializar de manera directa a usuarios finales los servicios móviles que actualmente vende a través de terceros, como los operadores móviles virtuales (OMV).

Así lo dio a conocer Carlos Lerma, nuevo director General de Altán Redes, quien aseveró que la comercialización de la Red Compartida es lo que le ha impedido ir a la par del desarrollo de la infraestructura.

“Si bien se permite el acceso para comercializar a distintos posibles operadores virtuales, la Red Compartida tiene la limitación de que no se puede comercializar directamente. Este tema es relevante y ha sido uno de los principales inhibidores para el desarrollo acelerado de este proyecto. El despliegue comercial no ha sido en esta misma tesitura como el despliegue de infraestructura.

“Tenemos la limitación para hacer la comercialización de esta misma, una flexibilidad de esta sería relevante porque nosotros podríamos hacerlo de forma directa en donde no fuera viable para los OMV”, sugirió el director de Altán Redes durante su participación en un foro organizado por el diputado federal Víctor Manuel Pérez Díaz.

Altán Redes tiene un título de concesión en Asociación Público-Privada (APP) en el que se establece que la Red Compartida es una red mayorista, es decir, no se le permite vender directamente los servicios a las personas, sino que debe comercializar su capacidad a través de terceros que son Operadores Móviles Virtuales, quienes son los encargados de ofrecer los servicios móviles a la población.

Por otra parte, a pregunta del senador Gustavo Madero sobre si el rescate de Altán Redes por parte del gobierno federal será suficiente para cumplir los objetivos de la empresa, Carlos Lerma contestó que con la cantidad que aportó el gobierno, en conjunto con el de otros acreedores, será suficiente para poner a la empresa en equilibrio.

“Adicional al gobierno federal y la Banca de Desarrollo, participaron seis proveedores, siete u ocho bancos, inclusive uno de los socios estratégicos que hoy despliega una red comercial importante. El modelo financiero en función a los supuestos actuales le diría que este paquete de financiamiento, no sólo de 160 millones (de dólares) del gobierno, sino los 380 millones de dólares de recursos totales en el modelo son suficientes para poner al proyecto en el punto de equilibrio.

“El modelo inicial del proyecto (cuando se realizó la licitación en 2016) estaba dado para que fuera rentable per se, pero hay imponderables en el camino”, afirmó el ejecutivo de Altán.