Alerta de criptodivisas que no están reguladas

Excélsior Paul Lara

Antes de comenzar a hablar sobre los fraudes y lo ilegal que están haciendo muchos empresarios e impulsores de las monedas digitales no reguladas por el mercado y los bancos centrales, déjenme decirles que el futuro es de las criptodivisas y que la tecnología con las que fueron creadas está cambiando al mundo. No estoy en contra de ellas, pero sí de aquellos que se están aprovechando de los que no saben cómo funcionan y los incitan a comprar, asegurando que tendrán ganancias rápidas. Recuerden, no todo lo que brilla es oro.

Este fin de semana fueron liquidados 10 mil millones de dólares en productos apalancados tras la caída fuerte que tuvo el bitcoin y ese dinero es de gente que ha comprado grandes cantidades de divisas digitales y que infló la moneda de internet para obtener ganancias, mientras que aquellos que ponen su fe y ahorros en ellos, han sufrido un fuerte descalabro en su economía.

Elon Musk, entre otros grandes empresarios, fueron de los que inflaron la moneda hace unas semanas. Muchos de los que promueven la compra de estos activos en el mundo, sobre todo en países de la región, lo hacen porque las empresas les pagan por ello y con este tipo de impulso engañan a la gente que, en tiempos de incertidumbre económica y fluctuaciones entre divisas como el dólar, asisten a este tipo de activos digitales con la esperanza de tener ganancias. Carajo, hace unas semanas leía que era mejor invertir en criptodivisas por encima del oro o las propiedades. Vaya manera de engañar y traicionar a quienes confían en ellos.

Incluso pude ver videos en YouTube o ver en redes sociales a seudoinfluencers incitando a la gente a que pidiera prestado a sus amigos o a los bancos para invertir en el mercado de divisas digitales, pues “hay tendencia alcista”. Déjenme aclararles que muchas de estas personas viven de inflar monedas como el ripple, el bitcoin, el ethereum y hasta la famosa dogecoin. ¿Cuántas de estas personas, que les hicieron caso sin preguntar a un experto o analista del mercado, además de perder su dinero, ahora están endeudadas? ¿No les recuerda a los negocios piramidales, pero en una versión más tecno?

Les decía de Elon Musk, quien poco a poco me desencanta, por pasar de ser una persona que admiro por su genialidad, a ser un defraudador. Él promueve el bitcoin porque tiene miles de millones de dólares comprados en el ecosistema y le conviene que el precio suba, en realidad, a él no le importa que la gente gane dinero, más bien le importa su inversión. ¿Alguien, lo digo en serio porque lo desconozco, sabe de casos de gente que ya haya comprado Teslas con bitcoin?, o sólo abrió la boca Musk con esta propuesta para inflar la moneda, ganar dólares y luego hacerse el desentendido.

El bitcoin, la criptomoneda más grande del mundo hasta ahora, se desplomó 15% sólo unos días después de alcanzar un récord. Ether, el segundo más grande, cayó hasta un 18%. Binance Coin, XRP y cardano perdieron cada uno más de 12%. Dogecoin, el token que comenzó como una broma, fue el único ganador entre las 10 monedas más grandes.

Esto era previsible según los analistas, pues los mercados se emocionaron demasiado con la cotización directa de Coinbase en Bolsa. También se especuló ayer en varios informes con que la caída estaba relacionada con las preocupaciones de que el Tesoro de Estados Unidos pueda tomar fuertes medidas contra el lavado de dinero que se lleva a cabo a través de activos digitales.

El famoso rally del viernes, de 100% de dogecoin, fue una fiesta máxima después del récord de bitcoin y el listado de Coinbase a principios de semana. La euforia estaba en el aire. Y, por lo general, en el mundo de las criptomonedas, hay un precio que pagar cuando eso sucede, ya lo hemos visto en varias ocasiones.

Los factores de las disminuciones pueden haber incluido exceso de apalancamiento, información privilegiada de Coinbase que se deshace de la equidad después de la cotización directa y una interrupción masiva en la provincia china de Xinjiang, que golpea a los mineros del bitcoin.

Sólo para finalizar, les dejaría el consejo que siempre doy cuando me preguntan si es bueno o no invertir en las criptodivisas: no inviertan en lo que no conocen e infórmense más al respecto, pues no todo lo que brilla es oro. Si conocen de las criptodivisas y quieren apostarle, no inviertan más de lo que les sobre y no afecte a su bolsillo, y tengan cuidado, las criptodivisas no son un ahorro a futuro mientras no estén reguladas y no tengan un respaldo en activos.