Alcalde de Medellín solicitó información financiera de Tigo-UNE tras requerimiento de capitalización

Daniel Quintero, alcalde de Medellín, solicitó a Millicom un informe detallado sobre los resultados financieros de Tigo-UNE al acusar nuevamente que la compañía se encuentra en crisis financiera, tras haber recibido una solicitud de capitalización por cerca de 750 mil millones de pesos colombianos (170 millones de dólares), que pondrían en riesgo a las finanzas públicas.

El pasado fin de semana, durante un evento público, Quintero reveló que Millicom solicitó al gobierno de Medellín la autorización para una capitalización por 750 mil millones de pesos, “que obligarían a tomar recursos públicos para entregarlos a Tigo-UNE”.

La Alcaldía de Medellín, a través de las Empresas Públicas de Medellín (EPM) y del Instituto de Deporte y Recreación posee actualmente el 50 por ciento más una de las acciones de Tigo-UNE. Aunque Millicom sería el accionista minoritario con 49.99 por ciento del capital accionario, la compañía pagó una prima para quedarse con el control administrativo y operativo del operador.

Quintero detalló que la empresa ofreció al gobierno dos opciones: aportar recursos públicos para el proceso de capitalización o diluir la participación estatal en la compañía.

En ese sentido, el funcionario reiteró que ya había advertido este escenario, “que nos iban a pedir más plata, que nos iban a diluir, que nos iban a arrastrar en pérdidas y que eso afectaría las finanzas de la ciudad”, escribió en Twitter.

La empresa reportó en 2022 pérdidas por 473 mil 813 millones de pesos (106 millones de dólares), a la vez que Quintero estimó que las pérdidas para el 2023 superarían el billón de pesos (225 millones de dólares).

Recientemente, la Procuraduría General de la Nación (PGN) de Colombia anunció el inicio de una indagación previa contra funcionarios –aún por establecer– del Concejo Municipal de Medellín, por supuestamente haber bloqueado la venta de las acciones de UNE.

Quintero presentó en 2022 un intento de venta de las acciones de Tigo-UNE en poder de EPM, que fue finalmente rechazado en cuatro ocasiones por el Concejo de Medellín, quienes cuestionaron el destino de los recursos, además de negarse al proceso de privatización. Aunque no se había realizado una estimación formal del valor de las acciones, en su momento se estimaba que el gobierno recibiría recursos cercanos a los 3 billones de pesos.

En medio del debate político sobre la participación estatal en Tigo-UNE, la compañía anunció a la Superintendencia Financiera de Colombia que realizará una asamblea extraordinaria para analizar “la situación financiera de la empresa y proyecciones para definir las acciones a ejecutar”.

Por su parte, Mauricio Lizcano, recién nombrado Ministro de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Colombia, señaló en Twitter que el gobierno sigue de cerca la situación, por lo que a través de Saúl Kattan, consejero presidencial en Transformación Digital, organizará una reunión entre el Alcalde Quintero y la directiva de las empresas.

Cabe recordar que durante el proceso de fusión de Tigo y UNE en 2014, se insertó una cláusula de protección al patrimonio público que permitiría a la alcaldía de Medellín vender su posición en UNE a Millicom de manera preferente, de lo contrario, UNE tendría que ser vendida en su totalidad a un tercero.

Este punto es relevante al considerar que Millicom se encuentra en un proceso de venta entre dos inversionistas: por un lado, Marcelo Claure y Apollo Global Management, y por otro, Xavier Niel. Aunque ninguno de ambos grupos se han pronunciado respecto a la filial colombiana, las negociaciones entre Millicom y el gobierno colombiano podrían ser completamente diferentes si ingresa un nuevo grupo inversor.