5G vs. WiFi: lo que está en juego para Colombia con la banda de 6 GHz

Aunque varios países de América Latina han optado por liberar la banda de 6 GHz al uso sin licencia, Colombia se encuentra analizando con cautela cuál sería la mejor decisión para aprovechar este espectro en el cierre de la brecha digital y el desarrollo de nuevas tecnologías.

901

Colombia es uno de los países de América Latina que aún están indecisos y cautelosos en su definición para el uso de la banda de 6 GHz. Desde hace más de un año, las autoridades están analizando cuál sería la mejor disposición de este espectro radioeléctrico: ¿5G o WiFi 6?

En diciembre de 2020, la Agencia Nacional del Espectro (ANE) y el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) abrieron una primera consulta sobre su propuesta de destinar casi toda la banda de 6 GHz (1,100 MHz) al uso no licenciado, el cual podrían aprovechar las redes inalámbricas WiFi 6.

Los 100 MHz restantes en el nivel superior se dejarían para su posible uso en 5G, esperando las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2023 (CRM-23). La primera pincelada colombiana surgió después de que Chile liberó la banda de 6 GHz para el uso libre, siendo el primero en la región.

Meses más tarde, en octubre de 2021, las autoridades publicaron un borrador de resolución que mantenía casi la misma idea inicial. Esta vez, la propuesta de las autoridades era que se aprobara el uso no licenciado para la banda entera de frecuencias (1,200 MHz). Para ese entonces, ya habían avanzado en esa dirección también Brasil, Perú, Costa Rica, Honduras y Guatemala.

Aunque parece que la suerte ya está echada y que el resto de países latinoamericanos seguirán el camino del uso libre de este espectro, algunas autoridades del sector de telecomunicaciones no están convencidas aún de que esta sea la mejor definición regulatoria y podrían esperar los acuerdos que se logren en la CMR-23.

Quienes están más interesados en que los órganos reguladores de mercados como Colombia, México y Argentina se den prisa son las empresas tecnológicas, pues son las fabricantes de millones de dispositivos que funcionarán con WiFi 6: módems, computadoras, routers, semiconductores, teléfonos inteligentes y varios más.

Facebook, Qualcomm, Intel, Google, Apple y Samsung pertenecen a este grupo de compañías. Por eso, sostienen que el pleno desarrollo del más reciente estándar de WiFi requiere más espectro para explotar todo su potencial de conectividad. Este argumento es atractivo, sobre todo tomando en cuenta la importancia que ha cobrado WiFi como una tecnología esencial durante la pandemia por la Covid-19.

Sin embargo, otro grupo de empresas, las que forman parte del sector de las telecomunicaciones, también quiere al menos una porción de esta banda de frecuencias radioeléctricas, pues será esencial para el futuro despliegue de las redes 5G.

Los operadores móviles y las organizaciones sectoriales piden a las autoridades regulatorias que no tomen una decisión demasiado acelerada que después no podrá revertirse. Si ahora se dispone que todo el espectro de 6 GHz se utilice para WiFi 6, más tarde será difícil limpiar esa banda para permitir su aprovechamiento por los servicios móviles.

5G es igual de importante para el ecosistema digital como lo es WiFi 6. Para las empresas de telecomunicaciones, lo es incluso en mayor medida dado que la tecnología de quinta generación habilitará toda una nueva gama de productos y servicios de alta capacidad y personalizados para los consumidores finales y las industrias.

La ANE y el MinTIC se están tomando tiempo para escuchar ambas posturas. Que hasta ahora no hayan hecho ningún anuncio puede ser una señal de que esperarán más estudios acerca del mejor uso de esta banda y las recomendaciones de la CMR-23, en atención a las observaciones de la industria durante los procesos de consulta.

También lee: El argumento más poderoso a favor de la banda de 6 GHz para 5G

Para todas las partes involucradas, incluyendo a la población colombiana, lo que está en juego en la asignación de la banda de 6 GHz es el cierre de la brecha digital y la expansión de conectividad de alta calidad.

Aunque la tecnología WiFi ha cobrado mayor relevancia para el acceso a Internet en el país, lo cierto es que las redes móviles como 4G y 3G siguen siendo el principal medio a través del cual se conectan las personas, incluso en zonas rurales y de difícil acceso.

Panorama actual de la banda de 6 GHz

Actualmente, el rango de frecuencias de 5,925 a 7,125 MHz se encuentra atribuido a título primario a los servicios fijos, fijos por satélite y móviles de acuerdo con la siguiente distribución:

Los servicios fijos que operan en este espectro son los radio enlaces entre diferentes elementos de red que forman el backbone de los operadores o las redes gubernamentales, lo que habilita la conectividad punto a punto o multipunto.

La ANE señala que en este rango existen mil 753 asignaciones a empresas privadas y entidades públicas: mil 217 de estas licencias (el 70%) vencerán en el año 2027, mientras que las últimas lo harán hasta 2029.

En tanto, el Ministerio TIC cuenta con 65 expedientes activos y 130 resoluciones con permisos vigentes para los servicios fijos por satélite en la Banda C (de 3,700 a 4,200 MHz y 5,925 a 6,425 MHz).

Y en los servicios móviles, la ANE señala que la banda puede utilizarse para la telemedida móvil aeronáutica para pruebas en vuelo por estaciones de aeronaves. Esto no impide que también sea usada por otras aplicaciones de servicio móvil.

Hasta ahora, los sistemas de acceso inalámbrico WAS/RLAN (Wireless Access Systems including Radio Local Area Networks) como WiFi en el país utilizan las bandas de 2.4 y 5 GHz, al igual que en otros países de América Latina.

Con base en este escenario, las autoridades colombianas plantearon que la banda de 6 GHz puede asignarse al uso libre, considerando que la tecnología WiFi impulsará el desarrollo social y económico, y que los otros usuarios podrían seguir operando sin cambios. Sin embargo, la industria de telecomunicaciones advierte que todavía no hay suficientes estudios técnicos que permitan asegurar que habrá armonía en la coexistencia.

¿Por qué el uso libre no es la mejor idea?

A la consulta pública de la ANE y el MinTIC respondieron varias organizaciones sectoriales, operadores de telecomunicaciones, fabricantes tecnológicos y universidades. A favor de tener cautela y reservar al menos una parte de la banda de 6 GHz para 5G, hablaron Asomóvil, Huawei, Claro, GSMA, Ericsson, Tigo, Telefónica y Asiet.

La Asociación de la Industria Móvil de Colombia (Asomóvil) y la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco) pidieron analizar con detenimiento y cautela la asignación de este espectro, con el fin de asegurar un uso compatible y equilibrado de estas frecuencias en el corto y mediano plazos.

En su opinión enviada a las autoridades, las asociaciones explicaron que esta banda es ideal para los enlaces de largo alcance, por lo cual es clave para brindar conectividad en las zonas más remotas del país, donde no existe disponibilidad de frecuencias radioeléctricas con características similares.

Para la Asomóvil y Andesco, esta banda generaría un mayor beneficio social en términos de conectividad rural si se utiliza en los servicios móviles. Por eso, llamaron a las instituciones a mantener abierto el análisis de cara a la CMR-23.

La Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (Asiet) coincidió con los argumentos de las otras organizaciones, e hizo hincapié en que no existen estudios técnicos suficientes que permitan tomar una determinación que considere las implicaciones de asignar toda la banda de 6 GHz al uso no licenciado.

Tomar una decisión ahora, con información escasa, “es prematuro” y podría poner en riesgo la operación de los servicios actuales y limitar los futuros. “Implicaría asumir riesgos innecesarios”; las posibles consecuencias, además, serían difíciles de revertir a medida que aumente el número de dispositivos WiFi en el mercado, advirtió la Asiet.

Además, la asociación resaltó la importancia de tomar en cuenta el desarrollo futuro de las redes 5G y su impacto en la digitalización, ya que esta banda tiene un potencial susceptible de ser aprovechado por la nueva tecnología para llegar a las zonas alejadas de Colombia.

Te recomendamos: Colombia no puede retrasarse (otra vez) mientras el mundo avanza hacia 5G

La GSMA agregó a esta postura que en muchos países la banda de 6 GHz es usada en enlaces fijos para proporcionar backhaul móvil, por lo que “será casi imposible” que la operación de WiFi se coordine con los enlaces fijos.

“Por lo tanto, este uso exento de licencia debería evaluarse únicamente en la banda 5925-6425 MHz mientras se discute el uso equilibrado de la banda 6425-7125 MHz para IMT”; el rango superior debería estar fuera de un análisis para el uso no licenciado, detalló la asociación global de proveedores móviles.

En cuanto a la convivencia con los actuales incumbentes, la GSMA señaló que los enrutadores WiFi usualmente son instalados por personas no expertas en radio (por las personas usuarias), lo cual eleva el riesgo de interferencia al compartir el espectro con servicios licenciados.

De manera individual, los principales operadores móviles alertaron a la ANE y al MinTIC sobre la inconveniencia de tomar una decisión apresurada sin llevar a cabo estudios técnicos y económicos profundos.

Claro comentó que la parte superior de la banda de 6 GHz (6425 a 7125 MHz) debe discutirse bajo una visión equilibrada que permita su aprovechamiento para las redes móviles (5G), considerando la protección del backhaul móvil que actualmente utiliza este espectro.

En línea con las preocupaciones acerca de la convivencia, la compañía de telecomunicaciones observó que se deben evitar los problemas de interferencias derivados del uso libre del espectro, ya que degradan la calidad de los servicios móviles que reciben las personas consumidoras, sin que esto esté bajo el control de los proveedores.

Por otro lado, la filial de América Móvil también destacó que las autoridades deben acompañar el análisis de la banda de 6 GHz de una revisión sobre los altos precios del espectro radioeléctrico que hay en el país.

“Se deberá garantizar la renovación de los permisos y/o el uso del espectro del servicio móvil y fijo a título primario, que se encuentran operando actualmente en esta banda, los cuales deberán continuar operando normalmente dada su importancia en la red de soporte de los operadores. Dichos permisos se vencen en 2027”, indicó la empresa.

Tigo se unió a las advertencias acerca de que no existe otra banda de frecuencias con características similares de propagación que permita los enlaces punto a punto en zonas rurales y alejadas. Por eso, dijo que un posible cambio en la atribución  actual iría en contravía de los planes del gobierno para llevar cobertura de servicios móviles 4G a toda la población.

La empresa precisó que las aprobaciones de uso no licenciado en el espectro de 6 GHz que se han dado en otros mercados, como Estados Unidos y Brasil, pueden perjudicar a Colombia, debido a que los consumidores adquieren dispositivos WiFi 6 a través de canales de comercio electrónico, los cuales podrían generar interferencias.

En ese sentido, pidió a la ANE y al MinTIC que diseñen alternativas normativas orientadas a permitir el uso de esta banda en interiores por dispositivos WiFi 6 de baja potencia, limitando así la proliferación de productos sin control. Tigo alertó que ninguna operación en exteriores debería ser considerada, ya que se corre el riesgo de dañar la calidad de los servicios móviles.

Telefónica coincidió con la voz generalizada de que asignar la banda de 6 GHz al uso sin licencia sería apresurado. Y enfatizó que se trata de un espectro relevante para agregar capacidad a las redes 5G en el mediano y largo plazo, tomando en cuenta la futura demanda que se espera observar en los próximos años.

La banda de 6 GHz tiene rasgos técnicos muy similares a los de la de 3.5 GHz, por lo que aporta un buen balance entre cobertura y capacidad para soportar la futura demanda del tráfico y expandir el alcance de las redes 5G, argumentó la compañía con matriz en España.

Consulta también: Banda de 6 GHz para 5G atenderá creciente tráfico móvil de las ciudades

Asimismo, puntualizó que, “en los países con menos desarrollo de infraestructura, la asignación de uso de espectro no licenciado no se traduce en beneficios tangibles para los usuarios finales. Además, la conectividad móvil es el principal método de acceso a Internet en Colombia, por lo que reforzar su sostenibilidad a futuro es aún más importante” que la tecnología WiFi.

Los comentarios de otras compañías del sector, especialmente fabricantes de equipos de telecomunicaciones, son muy similares a los de los operadores. Huawei, por ejemplo, puso énfasis en que hay muchas posibilidades de que la banda de 6 GHz se armonice para su uso por los servicios móviles en la CMR-23.

Si eso sucede, el país se beneficiaría de menores costos asociados a la producción en escala de los elementos necesarios para la construcción de las redes y de nuevos casos de negocio de acceso inalámbrico fijo (FWA) en las zonas semiurbanas y rurales, donde es difícil desplegar infraestructura de red fija.

Huawei advirtió que Colombia perdería eficiencia espectral mejorada, latencia y confiabilidad en las redes móviles si destina los 1,200 MHz de esta banda al uso libre. Si bien varios países de la región han tomado esta decisión, otros más en el mundo reconocen el valor de esta banda para los servicios móviles, como China y los mercados europeos, señaló el fabricante.

Ericsson opinó en el mismo sentido. En lugar de seguir los ejemplos de Estados Unidos y Brasil, la compañía sueca apuntó que la región europea tiene un panorama más equilibrado al considerar sólo la mitad de la banda de frecuencias (5,925 a 6,425 MHz) para uso libre y el resto para las redes móviles.

Asimismo, la empresa destacó que la implementación de redes 5G requerirá 15 GHz de espectro en distintas bandas, pero la región de América Latina sólo ha identificado entre 7 y 9 GHz. Esto deja un déficit de espectro por resolver. Por eso, la banda de 6 GHz será crucial para la tecnología de quinta generación.

La visión de Ericsson apoya que la ANE y el MinTIC aguarden una determinación sobre el rango alto de la banda (6,425 a 7,125 MHz) hasta que la Unión Internacional de Telecomunicaciones concluya sus estudios técnicos.

De lo contrario, varios casos de uso como la manufactura 4.0, los automóviles autónomos o la telemedicina no se podrán desarrollar de manera adecuada por la insuficiencia de espectro. Pese a sus beneficios, WiFi 6 no puede atender este tipo de tecnologías.

Te recomendamos: DPL News AnalyTICs | La batalla entre 5G y Wi-Fi por la banda de 6 GHz

Como en todo debate, hay una voz que defiende la idea contraria. Las empresas tecnológicas y sus organizaciones afines sostuvieron que la mejor opción es asignar la banda de 6 GHz al uso libre para impulsar el estándar WiFi 6E. La Dynamic Spectrum Alliance y la Wi-Fi Alliance, por ejemplo, consideraron que esta tecnología inalámbrica puede operar sin inconvenientes al mismo tiempo que el resto de usuarios actuales.

Ambas asociaciones enfatizaron que liberar esta banda es un tema urgente para evitar que la crisis de espectro disponible provoque degradaciones en la conectividad y en los beneficios socioeconómicos de WiFi, y pidieron al regulador colombiano que no desaproveche esta “oportunidad”.

Los defensores de WiFi 6E plantearon que esta tecnología será complementaria al 5G, e incluso le aportará ventajas como la reducción en los costos de despliegue de las redes. Sin embargo, se mostraron en contra de que al menos una porción de la banda de 6 GHz pueda ser utilizada por los servicios móviles.