domingo, octubre 2, 2022
HomeCOLUMNISTAS5G ideológico: de la inclusión a la marginación

5G ideológico: de la inclusión a la marginación

Reforma Jorge F. Negrete

Somos una civilización compleja vinculada a los símbolos y el poder. Tan pronto surge un símbolo cultural o tecnología, se le asocia a su origen y forma de pensar, a sus relaciones más cercanas a sus intereses y aproximaciones supuestas.

Un símbolo cultural o proceso creativo puede ser asociado al poder de izquierda, de derecha y hablar de pensamientos dominantes reaccionarios o conservadores. Lo mismo sucede con la tecnología. Es difícil hablar de la neutralidad de la tecnología sin atribuir alguna intención al origen de ella, con qué propósito se creó, quién es el beneficiario de la misma y el origen de sus creadores.

Tecnología y cultura tienen un origen común, la creatividad intelectual, la mente, el cerebro como universo innovador. La propiedad intelectual como detonador no sólo de bienes simbólicos y tecnológicos, sino de visiones de poder, en suma, de ideología. Símbolos y tecnología, asociados al poder, desprenden tufo de poder político y de dominación. Nace la desconfianza recíproca y el miedo colectivo. La innovación y sus beneficios, atrapados en la tradición, leyes anacrónicas y la geopolítica.

La ideología es creencia, un pensamiento intelectual estructurado que busca dominar. Cuando hablamos de símbolos y tecnología, se les vincula inevitablemente, bajo el poder reduccionista y destructor de la ideología.

5G es un acto sucedáneo en las generaciones tecnológicas, un hecho cultural y tecnológico resultado de la competencia económica y la innovación. Esta generación tecnológica ya nació con el signo de la desconfianza y, aún así, avanza más rápido en su despliegue que las generaciones tecnológicas que la precedieron.

¿Qué hace a una tecnología socialmente elitista o social? Los marcos legales y la política pública.

Si la tecnología genera economía digital, democratiza el acceso a bienes y servicios y habilita derechos humanos, se debe reconocer que tecnologías avanzadas generarán mayores estados de bienestar, empleo, seguridad, salud, educación y seguridad pública.

El miedo ideológico atrapa la innovación y destruye el bienestar digital, no deja que nazca y genera marginación digital.

Europa sacrificó la eficiencia de los operadores de telecomunicaciones y ahora tiene saturados de operadores a todos sus países miembros, sin escala de operación. Europa, protegiendo la competencia económica, ha incrementado el financiamiento público para digitalizar lo que el mercado no puede, por la hiperregulación.

España e Inglaterra, protegiendo a los trabajadores de las plataformas de transporte, destruyeron empleos, ingresos e innovación tecnológica. La regulación y los marcos legales que establecieron no generaron los empleos que la economía colaborativa sí creó.

No existe una sola política pública de empleo en América Latina que haya creado en tan corto tiempo la masiva dimensión de empleos generados a escala continental, como la derivada de la economía colaborativa (Rappi, Uber, DiDi, etcétera).

En México, la regulación en materia de preponderancia ha condenado al crecimiento orgánico la inclusión digital y ha desincentivado la competencia convergente.

5G puede caer en esta espiral perversa. Se piensa que 5G es para la industria y las empresas. No es cierto. Igual que cualquier tecnología habilita derechos humanos y bienestar digital. Hace tres años Intel, Qualcomm, Ericsson, Huawei y Nokia, durante la primera edición de México 5G, presentaron casos relevantes de uso social: aula conectada 5G, hospital 5G y de entonces a hoy han surgido oportunidades en materia de seguridad pública 5G y el Campo 5G.

La verdadera amenaza es la falta de comprensión de la regulación y la política digital, que deje al mercado las prioridades de empleo, conectividad, habilidades digitales y competitividad. El abandono al mercado de la agenda digital marginará a los ciudadanos.

La razón estructurada bajo forma de creencia ideológica no puede estar sobre el derecho al desarrollo digital y humano de los ciudadanos.

Presidente de Digital Policy & Law

Twitter @fernegretep

Jorge Fernando Negrete P.
Jorge Fernando Negrete P.
Presidente de Digital Policy & Law Group

Publicidad

LEER DESPUÉS