4 factores que inhiben el emprendimiento de las mujeres en México

En México, 21% de las empresas fueron fundadas exclusivamente por mujeres, revela estudio de la Asem.

Crédito: Adobe Stock

La informalidad, la baja facturación, el bajo acceso a tecnología y la baja disponibilidad de tiempo son los cuatro factores que inhiben el emprendimiento de las mujeres, según la Asociación de Emprendedores de México (Asem).

En México, tan sólo una quinta parte (21%) de las empresas han sido fundadas exclusivamente por mujeres, revela la Radiografía del Emprendimiento en México 2023. Edición Mujeres, que la Asem publicó en febrero.

“Si de por sí emprender es difícil, para las mujeres es dificilísimo. Estos factores se interrelacionan y un problema potencia a otro”, expuso el director Ejecutivo de la Asem, Jorge Corral, durante la presentación del reporte.

image 12
Juana Ramírez, presidenta de la ASEM, en la presentación de la Radiografía del Emprendimiento en México 2023. Edición Mujeres. Foto: DPL News.

El informe, realizado en colaboración con el Tecnológico de Monterrey con el apoyo de Fundación Friedrich Naumann y EY, tenía como objetivo caracterizar el perfil de las emprendedoras, identificar los desafíos que enfrentan y aportar insumos para diseñar alianzas y programas para promoverlo, explicó Patricia Alonso, del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera, del ITESM.

La Radiografía identificó 803 mujeres fundadoras de empresas. Las mujeres representan la mitad de la población, pero tan sólo 32.5 por ciento de las empresas tiene mujeres en el equipo fundador, expuso la presidenta del Consejo Directivo de la Asem, Juana Ramírez.

Las mujeres tienden más a emprender en solitario, con 38 por ciento de fundadoras únicas. Su representación en comunidades marginadas es mayor que la de los hombres: ya que una cuarta parte (25%) pertenece a una comunidad o un grupo minoritario. Y casi la mitad (46.7%) vende en casa, frente a tan sólo una cuarta parte (25%) de los varones.

La brecha tecnológica

La brecha se expande aún más si el emprendimiento se focaliza en el sector tecnológico. Tan sólo 1.6 por ciento de las empresas corresponden al campo de la informática o la tecnología. El informe señala que hay tres veces más empresas fundadas por hombres en este sector.

En este aspecto, las mujeres prefieren vender en redes sociales que vía web, y las tres principales plataformas a través de las que lo hacen son WhatsApp Business, Facebook y WhatsApp (personal), todas propiedad de Meta. Los principales sectores en que incursionan son el comercio al por menor (18.2%), consultoría y servicios profesionales (18.2%), gastronomía (13.8%) y manufactura (9.0%).

8M | El reto de emprender para las mujeres: una carrera de obstáculos con recursos propios

La cuestión financiera y el difícil acceso al financiamiento

Respecto a los dos primeros puntos, hay más empresas de mujeres en la informalidad, ya que 18.2 por ciento no tiene una figura legal; mientras que la gran mayoría (70.6%) tiene una facturación anual inferior al millón de pesos; frente a menos de la mitad (47%) de las empresas fundadas por varones.

El tiempo promedio de las empresas de mujeres para ser rentables es de 1.7 años, uno de los pocos rubros donde el indicador es mejor que el de los hombres, que tardan 1.8 años.

Ahora, la situación se vuelve crítica cuando se aborda la inversión y las fuentes de financiamiento. El reporte señala que 85.1 por ciento de las mujeres opera con recursos propios y los fundadores varones reciben 114 por ciento más inversión que ellas.

“Esto es una falla profunda que requiere intervención multisectorial”, acotó Ramírez, quien detalló que para remediar esta situación es necesario hacer un esfuerzo adicional, en el que participen instituciones financieras y fondos de inversión, y los tres sectores: público, privado y la sociedad civil.

El principio del emprendimiento es la independencia financiera y esto influye en la movilidad social, prevención de la violencia y la gestión social, ya que las mujeres tienen más prácticas de impacto social, ambiental y de economía solidaria que los hombres, concluyó la presidenta del Consejo Directivo de la Asem.

Propuestas para mitigar la brecha

Para abordar los principales problemas que enfrentan las mujeres al emprender: 1) la falta de acceso a financiamiento, 2) la falta de disponibilidad de tiempo, 3) una menor participación en los sectores STEM y de alto impacto y 4) la falta de capacitación y acompañamiento, la víspera del Día Internacional de la Mujer, la Asem presentó una agenda público-privada para mejorar sus condiciones y promover el emprendimiento femenino.

La agenda, realizada junto con el Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera y Fundación Friedrich Naumann, perfila 13 propuestas y 33 acciones a partir de entrevistas a entidades que apoyan el emprendimiento de las mujeres y el análisis de programas y políticas públicas a nivel internacional.

La mayoría de las propuestas están dirigidas a abordar la falta de financiamiento, que se erige como el más crítico por ser transversal a los demás factores e incluyen, entre otras, crear al menos un producto para mujeres fundadoras en las instituciones financieras privadas y los programas públicos, adoptar buenas prácticas para mejorar el perfil financiero de sus empresas, crear más fondos de inversión y redes de ‘inversionistas ángeles’ liderados por mujeres, vincular a las emprendedoras con productos financieros existentes con condiciones preferenciales para sus empresas, promover el financiamiento e incentivos para que compañías ya establecidas se asocien con empresas lideradas por mujeres y, finalmente, publicar un directorio de fuentes de financiamiento e inversión con al menos un producto o criterio dirigido a empresas fundadas por mujeres

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies